Este prototipo fue realizado para un concurso internacional de moda llevado a cabo en la ciudad de León Guanajuato, de tres mil participantes, obtuvo el quinto lugar.



Los siguientes bocetos están basados en la elegancia que Inglaterra del siglo XIX y sus hombres parados en lo más alto de la pirámide social representaban. La colección se inspira en los símbolos emblemáticos de la época, en las costumbres más representativas y en lo que significaba ser un hombre de éxito en aquel entonces, donde el respeto se demostraba estrepitósamente, y no se tenía miedo de enseñar tanto la actitud como el estilo mediante la ropa. Los zapatos de esta colección quedan bien con un sombrero de copa alta, típico de la época, o con un blazer y unos jeans, comúnes para un outfit formal pero relajado de nuestros días. El portador de un par de estas piezas, sentirá el toque de elegancia en sus pies al caminar, que el diseño en conjunto representa. No hace falta ser un experto en el tema para inmediatamente asociar toda la simbología con el éxito. El hombre que vista estos zapatos sólamente bajará la cabeza para poder admirarlos, ya que estos loafers, y la correcta actitud reflejan confianza, poder y estatus.